Entradas

Los cinco cuentos cortos más bellos del mundo

Imagen
  Los cinco cuentos cortos más bellos del mundo: IV Gabriel García Márquez Dos exploradores lograron refugiarse en una cabaña abandonada, después de haber vivido tres angustiosos días extraviados en la nieve. Al cabo de otros tres días, uno de ellos murió. El sobreviviente excavó una fosa en la nieve, a unos cien metros de la cabaña, y sepultó el cadáver. Al día siguiente, sin embargo, al despertar de su primer sueño apacible, lo encontró otra vez dentro de la casa, muerto y petrificado por el hielo, pero sentado como un visitante formal frente a su cama. Lo sepultó de nuevo, tal vez en una tumba más distante, pero al despertar al día siguiente volvió a encontrarlo sentado frente a su cama. Entonces perdió la razón. Por el diario que había llevado hasta entonces se pudo conocer la verdad de su historia. Entre las muchas explicaciones que trataron de darse al enigma, una parecía ser la más verosímil: el sobreviviente se había sentido tan afectado por su soledad que él mismo desenterraba

La lectura de la semana

Imagen
 Mini cuento  Temor de la cólera En una de sus guerras, Alí derribó a un hombre y se arrodilló sobre su pecho para decapitarlo. El hombre le escupió en la cara. Alí se incorporó y lo dejó. Cuando le preguntaron por qué había hecho eso, respondió: -Me escupió en la cara y temí matarlo estando yo enojado. Sólo quiero matar a mis enemigos estando puro ante Dios. FIN                                                                                                                              Ah’med el Qalyubi

EDITORIAL

Imagen
24 de enero 2022   “De los diversos instrumentos inventados por el hombre, el más asombroso es el libro; todos los demás son extensiones de su cuerpo… Sólo el libro es una extensión de la imaginación y la memoria”.                                                                                                                                             Jorge Luis Borges Las palabras de Borges nos invitan a reflexionar sobre el libro como provocador, como puente a nuevos mundos creados desde la mente del escritor y recreados de forma diferente por cada lector y en cada lectura, cada página es un insumo valioso en la construcción de nuevos imaginarios y retos .  Con esta provocación los invito a abrir su mentes, a  descubrir nuevos y a retarse cada día desde la lectura.  E n este 2022  encontraras en este blog la información y recursos de la asignatura de lengua castellana de la I.E. Juan de Dios Carvajal para los grados 10° y 11°  y un apartado especial para la asignatura de ética del g

El Vanguardismo Español

Imagen
 

Realismo, Costumbrismo o Modernismo

Imagen
  El Rifle Tomás Carrasquilla Cuento La mañana refulge gloriosa y las vitrinas de todos los almacenes están de gala, de alegría y paz en el señor. En esa víspera clásica se exhiben con ingenua elegancia, para tentación de chicuelos y de papás, cuantos juguetes, comestibles y ociosidades han creado las industrias nacionales y extranjeras. Gentes de toda clase y condición atisban aquí, husmean allá, trasiegan por dondequiera, en busca de los regalos que, en aquella noche de venturanzas, ha de traer el Niño Dios a la rapacería de la familia. Demandaderas y sirvientes van y vienen, cargados de cajas y envoltorios; los obsequios se cruzan, los presentes se cambian, mientras la horda mendicante implora e implora en ese momento cristiano en que los corazones se ablandan. Un caballero, de aire noble y ya maduro, observa desde una esquina del Capitolio aquel agitarse vertiginoso de la colmena. Su aire revela hondos pesares. ¿Cómo no? Es un señor sin hijos, separado de su mujer y forastero en la

Cuento Corto

Imagen
 Esta semana iniciaremos un ciclo de cuentos cortos de autores latinoamericanos, empezaremos en nuestra tierra con un cuento de Manuel Mejía Vallejo y un cuento que nos mueve el alma  Hermano lobo Una buena acción es aquella que en sí tiene bondad y que exige fuerza para realizarla. -Montesquieu Un día el lobo se dio cuenta de que los hombres lo creían malo. —Es horrible lo que piensan y escriben —exclamó. —No todos —dijo un ermitaño desde la entrada de su cueva, y repitió las parábolas que inspiró san Francisco. El lobo estuvo triste un momento, quiso comprender. —¿Dónde está ese santo? —En el cielo. —¿En el cielo hay lobos? El ermitaño no pudo contestar. —¿Y tú qué haces? —preguntó el lobo intrigado por la figura escuálida, los ojos ardidos, los andrajos del ermitaño en su duro aislamiento. El ermitaño explicó todo lo que el lobo deseaba. —Y cuando mueras, ¿irás al cielo? —preguntó el lobo conmovido, alegre de ir entendiendo el bien y el mal. —Hago por merecer el cielo —dijo apacible